Un poco de historia: cuando salió la Ley 1429 de 2010, el impuesto sobre la renta en Colombia era del 33%. Con la Ley 1607 de 2012 (otra reforma tributaria que se hace cada dos años), la renta “bajó” al 25%. Pero, obviamente, se instituyó el aún no digerible Impuesto sobre la renta para la Equidad, CREE, con una tarifa del 9%, al cual no le aplican los beneficios que se describen a continuación.

La Ley 1429, para efectos del impuesto sobre la renta, consagra en el artículo 4 los beneficios y es tener una tarifa de renta del 0% los dos primeros años, del 25% de la tarifa general el tercer año, del 50% en el cuarto, del 75% en el quinto y tarifa plena de renta desde el sexto año.

Así las cosas, estas sociedades estaban pagando, antes de la Ley 1819 de 2016, un 9% del CREE, y lo que correspondiera al impuesto sobre la renta dependiendo del año del beneficio.

Con la Ley 1819 de 2016, la tarifa general del impuesto sobre la renta volvió al 33%, y se eliminó el famoso CREE, además de derogar el artículo 4 de la Ley 1429 de 2010. Sin embargo, se le metió mano al beneficio en renta de las personas acogidas a los beneficios en el siguiente sentido: tarifa en los dos primeros años: no será del 0%, sino que será del 9%.

Tarifa para el tercer año: será del 15%, tarifa para el cuarto año: será del 21%, tarifa para el quinto año de beneficio: 27% y desde el sexto año, la tarifa general, del 33%. Esta misma regla aplica cuando se haya incurrido en pérdidas fiscales.

Pero, la Reforma Tributaria no se quedó ahí: señaló que el cambio de la composición accionaria de estas sociedades que se dé después del 29 de diciembre de 2016, es decir, cualquier venta, inclusive hasta un remate judicial, sucesión, liquidación de sociedad conyugal, o cualquiera similar, implicará la pérdida del beneficio y, por ello, se someterán a la tarifa general del 33%.

Así quedaron, entonces, los antes denominados “beneficios” de la Ley 1429 para las sociedades que se acogieron antes del 29 de diciembre de 2016 pues, de ahí en adelante, dichos beneficios ya no existen.

Nos surgen algunas inquietudes sobre las modificaciones, que deberán ser resueltas por la Corte Constitucional en una acción de inexequibilidad: ¿Aplica para este caso el principio de favorabilidad para quienes se acogieron a los beneficios?

¿La modificación que introdujo esta Reforma Tributaria es, más bien, un régimen de transición de desmonte de los beneficios?

¿En estos beneficios, había situaciones jurídicas consolidadas para las sociedades que se acogieron?

¿Parte de la buena fe impedir el cambio de la composición accionaria?

¿Es constitucional, proporcional y legítimo impedir los cambios en la composición accionaria de una sociedad para mantener un trato preferencial en materia tributaria?

¿Qué pasa si un accionista fallece, o si se hace una venta entre dos personas que son socias?

Pasará el tiempo, se decantarán las leyes, y saldrán los pronunciamientos pertinentes que permitan entender y darle alcance a estos cambios que son, evidentemente, fiscalistas.

Este articulo no lo exonera de consultar la norma vigente, es un resumen con los calculos elaborados.

Via: asuntoslegales.com.co

Tu Contador